23:14 h. Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Política

Cuando vi las imágenes de televisión, pude darme cuenta que a ese marchante le daban seguimiento y, él lo sabía.

Una Imprudencia Verde

“Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe” decía mi abuelo Juan Soto y las acciones de un coronel Juan Santanamarchante verde, sin gloria, sin uniforme y sin insignias

Los objetivos de la marcha verde, que no son necesariamente los objetivos del milenio, siempre fueron bien definidos y claros: cero impunidad y que se castigue a los corruptos. A todos diría yo y, de todos los tiempos.

Juan Santana, periodista dominicano.  |  20 de Junio de 2017 (00:00 h.)
Más acciones:

Hasta ahora todo iba bien: marchas regionales y sectorizadas, contundencia sin violencia era la consigna, hasta que el domingo, apareció un coronel sin gloria y sin pena, pero también cancelado, que prestaba sus servicios para la Policía Municipal de la Guáyiga.J2-encañona

Este ex oficial ahora marchante verde, se envalentonó, se puso su uniforme y hasta las insignias, algo que según entiendo, es prohibido por las leyes; y tuvo que ser reducido a la obediencia el pasado domingo mientras marchaba en dos sectores de la capital.

Y que no me digan, que no me vengan con el cuento, como decía un matutino, en titular de primera página, que dizque manifestantes de la marcha verde tuvieron que tranquilizar a los agentes que quisieron maltratar al susodicho coronel verde.

Cuando vi las imágenes de televisión, pude darme cuenta que a ese marchante le daban seguimiento y, él lo sabía. Sin embargo, envalentonado, inflado se sintió con todo el derecho a marchar (que si lo tiene) y de uniforme e insignias (que ya no le corresponden).

Tan pronto fue detenido, aparecieron como por arte de magia celulares y cámaras, que de inmediato pusieron en las redes, todo lo que allí ocurría.

Me imagino que el coronel se puso verde de ira al ser detenido. Según la crónica del matutino, los manifestantes rompieron cristales y micas al vehículo donde era conducido el ex oficial y ante todo esto, me pregunto y les pregunto: ¿Qué pretendía el ex coronel con su acción, que lo aplaudieran? Ahora, según escuche, la marcha verde enfila el próximo 16 de julio hacia el Palacio Nacional…, esperemos!