18:20 h. Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Política

La presunción de inocencia ampara a todos y cada de los encartados en el caso Odebrecht De acuerdo al precepto que prima en nuestro sistema judicial, a cualquier imputado hay que probarle su culpabilidad, y mientras, se le presume inocente.

E´ PA´FUERA QUE IRÍAN

 

Es así, en cuanto a la base teórica de los procesos judiciales en República Dominicana, pero en la percepción de la población sobre este proceso, se parte de la certeza de que hubo sobornos para dar por sentado de que por tanto existen los sobornados.Johnny-Arrendel

Tengamos presente que Odebrecht ha aceptado mediante acuerdos validados que pagó sobornos en este y otros países.

Y contrario a lo que intenta poner de manifiesto la jauría mediática al servicio de una parte de los presuntos corruptos, el Ministerio Público ha presentado un expediente muy bien sustentado.

Johnny Arrendel, periodista dominicano.  |  02 de Junio de 2017 (00:00 h.)
Más acciones:

Ya se sabía que a través de Angel Rondón, habían entrado al país 92 millones de dólares de la empresa Odebrecht, alegadamente para labores de lobismo.

Pero ahora salen a la luz los detalles de cómo cada uno de los encartados fue reclutado a cambio de paga para intervenir en favor de que Odebrecht obtuviera jugosos contratos, presuntamente.

En el caso del Partido de la Liberación Dominicana, hay tres miembros de su Comité Político, encartados, incluido un senador, otro senador que es del comité Central, el secretario de Finanzas de la organización y otros dirigentes.

De manera protocolar, el PLD es solidario con sus dirigentes en conflicto con la Ley, y hasta asistencia legal les brinda.
Temístocles Montas y Radhamés Segura ya han enviado comunicaciones al Comité Político, pidiendo que se les otorgue licencia en ese órgano ejecutivo.

Sin embargo, la gravedad de los cargos que enfrentan Montás, Segura, Julio César Valentín, Víctor Díaz Rúa y otros miembros del PLD hace mandatorio que si son enviados a juicio de fondo sean suspendidos de pleno derecho y expulsados definitivamente si se les condenara penalmente.

Lo mismo deberían hacer los partidos Revolucionario Moderno y Revolucionario Dominicano, que tienen figuras encartadas, entre ellos el presidente del primero, Andrés Bautista, y el vocero de los Diputados del segundo, Alfredo Pacheco.

A propósito de Pacheco, uno de los exponentes que despierta simpatías incluso en litorales contrarios a su partido, forma parte junto a los senadores Valentín y Tommy Galán de una generación que se ve golpeada duramente en lo moral por este caso Odebrecht.

Lo cierto es que de ser estos activos condenados en un juicio, resultará duro comprobar que no validaron en su justa medida la oportunidad histórica que recibieron de constituirse en relevos políticos para este país.